EN LA RED DESDE 2009

jueves, 23 de enero de 2014

ICED EARTH + WARBRINGER + ELM STREET: Sala Shoko, Madrid, 17-01-2014. Crónica de Diego González.




No hace mucho los norteamericanos ICED EARTH nos visitaban acompañando a VOLBEAT. En el mes de octubre, concretamente. Ahora, con un nuevo álbum bajo el brazo y con la intención de presentarlo concienzudamente al público, retornaban a tierras españolas. Es el denominado “Worldwide Plagues Tour 2014”, que había comenzado pocos días atrás. La banda liderada por Jon Schaffer traía como teloneros a sus compatriotas WARBRINGER y a los australianos ELM STREET. Nosotros nos acercamos a la madrileña Sala Shoko para disfrutar del show y dar cuenta de lo acontecido.


Con bastante gente aún en la calle (cabe citar que el recinto terminó por registrar una buena entrada) daba comienzo el concierto de los australianos ELM STREET. La banda, que solo cuenta con un álbum editado en 2011 (“Barbed Wire Metal”), y que presuponemos debe estar en puertas de una nueva grabación, no tuvo mucho tiempo para demostrar sus habilidades sobre un escenario. Eso sí, su propuesta es clara, Heavy Metal con algún toque thrash y un cuidado gusto por las melodías de guitarra. Poco tiempo, pero lo suficiente como para apostar por algún tema nuevo o piezas más conocidas tales como la que titula su ópera prima o  “Elm´s Street Children”, elegida para poner el cierre a su corta representación en escena.


Lo de WARBRINGER no dejó de ser sorpresivo. De entrada, el quinteto expone cuatro miembros sobre el escenario. Más adelante, nos percataríamos de una serie de cambios en la formación que dejarían estupefactos a más de uno. La banda californiana viene a presentar “IV: Empires Collapse”, pero en relación al personal que lo grabó notamos variaciones. Por un lado, no está el batería Carlos Cruz (ignoramos la causa) y en su lugar se sienta Blake Anderson (batería de VEKTOR). Por otro, sólo se sube al escenario un guitarrista de origen latino que, perdonen nuestra ignorancia, pero no sabemos quién es. Es nuevo. Y el único guitarrista sobre las tablas. No, no es que andemos desinformados, es que la banda no ha notificado nada de esto en ninguna de sus fuentes oficiales. Pero su concierto arranca con ese panorama.

De esta guisa, abrieron fuego con una semidesconocida “Living Weapon” en cuanto a interpretación y sonido. “Severed Reality” fue la segunda en caer, más aceptable en todos los sentidos, tras la que nos brindan las primeras palabras. Son del nuevo guitarrista, quien en un correcto castellano nos arroja un poco de luz mientras argumenta que su compañero a las seis cuerdas está en el hospital aquejado de una infección de garganta. Ahora entendemos el formato de cuarteto, ¡bien! Pero… ¿cuál de los dos es el que está malo? John Laux o Jeff Potts ¡Ninguno de ellos! Otro “nuevo”. ¡Toma ya! Al parecer Adam Carroll ha vuelto al grupo después de que se pirara hace año y pico, con lo que el vuelco en la formación parece notable. Y en el seno de la banda sin decir ni mu de manera oficial.

De vuelta a sus andadas sobre el escenario, continúan con “The Turning Of The Gears”, del nuevo álbum, y no es el único corte que parece quedar vacío por la ausencia de otro guitarrista, pese a que dentro de lo que cabe, el único guitarrista, salió airoso gran parte del concierto, acaparando casi más miradas (por lo que le tocaba esa noche) que el vocalista John Kevill, encargado de liderar el envite. Personalmente, este último no me paró de recordar los tiempos en los que Mark “Barney” Greenway (NAPALM DEATH) lucía cabellera, por pose y presencia escénica. Aunque esto es thrash metal de la vieja escuela. Así se desvela en “Demonic Ectasy”, “Living In A Whirlwind” (en la que previamente invita a los asistentes al “circle pit”), o la definitiva “Hunter Seeker”, con la que terminan por colorear un concierto dibujado por un extraño pincel, un concierto mermado en la duración prevista y en la calidad que se le presupone en primera instancia. Todo ello por una acumulación de inconvenientes. Poco más de 25 minutos de actuación con un guitarrista que tuvo que aprenderse las partes de su compañero enfermo ese mismo día. Quedaba esto o no tocar. Pero tampoco hubiera estado de más que hubieran dado cuenta del nuevo line-up a los fans con anterioridad (al cierre de esta crónica siguen sin hacerlo). A esos seguidores que tendrán, imaginamos, y que muy posiblemente se hayan sentido profundamente decepcionados en vistas de tal percal. Por toda esta retahíla de percances, sucesos, o como queramos llamarlo, difícilmente creo que este concierto pase a la historia como uno de los mejores del conjunto norteamericano.

Setlist WARBRINGER:

-Living Weapon
-Severed Reality
-The Turning Of The Gears
-Demonic Ecstasy
-Living In A Whirlwind
-Hunter Seeker


La banda liderada por el guitarrista Jon Schaffer regresaba a España. Presentaba una base rítmica formada por el bajista Luke Appleton y el conocido batería Jon Dette, más la presencia del ya habitual guitarrista Troy Steele y del vocalista Stu Block. Detrás de ellos, un gigantesco telón de fondo que recrea la portada de “Plagues Of Babylon”. Delante, un público en generoso número que parece mostrarse eufórico con la nueva etapa del grupo originario de la florida Tampa.

El concierto arrancaba tal y como lo hace su último trabajo de estudio. Las primeras notas pregrabadas de la épica “Plagues Of Babylon” dan la bienvenida a la actuación de los norteamericanos, quienes enseguida se ponen a desarrollar el extenso y cambiante tema. El sonido de artillería y de sirenas introducen a un más directo y contundente “Democide”, donde las “cabalgadas made in Schaffer” cobran su mayor expresión. Así, con los dos primeros temas del nuevo disco, empiezan.  Como digo, venían a presentarlo sin tapujos, llegando a tocar siete cortes de una obra que, dicho sea de paso, está teniendo una gran acogida. No obstante, en tierras germanas se han estrenado en el puesto nº 5 de las listas de ventas, entrada que supone un record absoluto para ICED EARTH.


El primer clásico llegaba con “Dark Saga”, en la que el espíritu de Barlow parece adueñarse de la sala, y es que Stu Block tiene un don para usurpar su voz sin que casi nos demos cuenta. Tras ella, el vocalista se dirige por primera vez a la audiencia, para recordar el siguiente tema a Schaffer, artífice de la composición del mismo, una balada que sirve de homenaje a su abuelo fallecido. Se trata de “If I Could See You”, otro de los temas nuevos que estrenaban. Lógicamente, tras esta emotiva composición, era menester levantar los ánimos y disparar la adrenalina, y nada mejor que “Disciples Of The Lie” a la que le sigue la única concesión a aquel álbum que homenajeaba al cine de terror, “Jekyll & Hyde”.

Sin miedo, el vocalista nos recuerda ahora a Hansi, voz de BLING GUARDIAN, quien focaliza los coros de  “Among the Living Dead”, el tema que iba a sonar a continuación. “Red Baron/Blue Max” vuelve a situar a Stu como un portentoso vocalista, poniéndose a la altura del gran Ripper Owens en esta canción. Partimos ahora hacia un segmento del show más centrado en los medios tiempos con el clásico “Blessed Are You” o el nuevo “Peacemaker”, un tema más tranquilo pero con esas armonías de guitarra que suenan a gloria.


Cabe resaltar que el sonido fue muy bueno durante la práctica totalidad de la actuación. De este modo se nos viene encima “Vengeance Is Mine”,  “Cthulhu” o la fenomenal “My Own Savior”, que nos devolvía a los tiempos de “Something Wicked This Way Comes”. Seguidamente, enfatizaban la actualidad de la banda con “The End?” y le daban un toque de grandeza superlativa con la soberbia interpretación de “A Question of Heaven”, sonando impresionantes y rematando la faena con un inconmensurable trabajo vocal por parte de Block, quien en la parte final de este tema desata irrefrenable los poderes de su garganta. Si queda alguna duda de las capacidades de Stu para hacerse con el puesto de cantante en ICED EARTH, este ejercicio vale para que se disipen. Actuaciones como la de aquella noche en Madrid son prueba fehaciente de su talento. ¡Qué bestia! Tras la memorable exhibición que menos que un paso a un merecido descanso.


Después de ausentarse de escena unos minutos, retornan con “Distopya”, canción que se está ganando ya mismo por derecho propio la cualidad de clásico entre los títulos de la banda. La gente lo acoge entusiasmada y otra vez Block explota su garganta. ¿Y qué decir de “Watching Over Me”? Sin palabras. Vaya tramo final nos estaban regalando antes de que viajemos a los comienzos del grupo, a la tierra helada, y al final de la velada. “Iced Earth”, pone la guinda a los 105 minutos de show.

Sensacional concierto de ICED EARTH. Quizá la pega fuera que faltaron temas (y ahí ya entramos en los gustos de cada cual) pero eso resultará siempre inevitable, y  más cuando una formación juega fuerte por la entrega que presenta. O quizá hubiera otra pega más, que “Plagues Of Babylon” no lleve el suficiente tiempo en la calle como para valorarlo como se merece. Lo que nunca tendrá un pero es que lo que vimos desde las tablas se merece alabanzas varias.

Setlist ICED EARTH:

-Plagues of Babylon
-Democide
-Dark Saga
-If I Could See You
-Disciples of the Lie
-Jekyll & Hyde
-Among the Living Dead
-Red Baron/Blue Max
-Blessed Are You
-Peacemaker
-Vengeance Is Mine
-Cthulhu
-My Own Savior
-The End?
-A Question of Heaven
Bises:
-Dystopia
-Watching Over Me
-Iced Earth

1 comentario:

  1. Muy buena Diegooooooooo, me parto con el tema de Warbringer!!!! eres un crack, un cartelazo que me quedé con las ganas de ver, joder!!!! aunque a los Iced les daba más vidilla xq son algo sosos en el escenario, salvo su vocalista uno de mis preferidos, es increíble el amplio rango de voz que posee!!!!!

    ResponderEliminar