SAXON EN ESPAÑA

viernes, 18 de marzo de 2016

ALBUM REVIEW: DIAMOND HEAD - "DIAMOND HEAD" (2016). Crítica de Diego González.




Es un poco triste que un conjunto como DIAMOND HEAD esté en el conocimiento de mucha gente por el impulso que le provocó METALLICA al versionar algunas de sus canciones. Lars Ulrich siempre mostró devoción y reconocimiento a lo que él denominaba “The Two Heads”: MOTÖRHEAD y DIAMOND HEAD, bandas de las que se siente profundamente deudor. La verdad es que “Lightning To The Nations” es una obra maestra enclaustrada en la NWOBMH que ningún fan del Heavy Metal debiera dejar de tener presente. Pero desafortunadamente, el conjunto liderado por el guitarrista Brian Tatler terminó dando bandazos, desapareciendo y apareciendo con los años, sin encontrar una posición concreta en la escena más allá de la de banda de culto. Quizá por esto, víctima del desánimo, Tatler dijo en su momento que no habría más música. Sin embargo, la incorporación del vocalista Rasmus Bom Andersen (danés afincado en Londres) ha sido el detonante para hacer un nuevo álbum. Y con él, y el sempiterno líder, el conjunto inglés se completa en la actualidad con el bajista Eddie Moohan, el batería Karl Wilcox y el guitarrista rítmico Andy ‘Abbz’ Abberly.

Ellos mismos se han encargado de gestionar y lanzar su propio producto. Inicialmente estaría disponible el 11 de marzo para los pedidos realizados a través de la página web de la banda, aunque a consecuencia de una satisfactoria demanda, se han visto forzados a firmar un acuerdo para la distribución mundial de “Diamond Head”, concretamente lo han hecho con Plastic Head/Dissonance Productions. Esta repentina decisión obliga a posponer su salida hasta el 22 de abril para que lo adquiera todo aquel que no hizo el encargo en su momento.

Y nueve años después de “What´s In Your Head?”, ya podemos escuchar lo nuevo de DIAMOND HEAD. El álbum se abre con “Bones”, puro metal británico en su máxima expresión, poco más que decir de esta potente apertura que tiene continuación con “Shout At The Devil”, dos canciones que encajan con su antiguo material y que ya han presentado en vivo sin que el álbum estuviera en la calle, lo que demuestra la confianza que han depositado en ellas. Un factor importante es el nuevo cantante, con un tono de voz parecido al de Sean Harris, haciendo de esta revitalización un suceso más creíble. “Set My Soul On Fire” se edifica con un gran riff que se verá adornado por unos épicos coros y “See You Rise” mantiene el nivel a base de certeros guitarrazos. En estos cuatro primeros cortes resonarán los ecos de los primeros tiempos de la banda, antes de que pincelen de tonos más variados este nuevo cuadro con algún que otro elemento tipo “All The Reasons You Live” que, con sus teclados, orquestaciones y ese rollo progresivo setentero que tiene, pinta más en un álbum de MAGNUM, por ejemplo. Refrescan su sonido añejo con la marchosa “Wizards Sleeve”, que vuelve a revestirse con esos riffs clásicos de la escuela británica. En el álbum, el bajo también tiene sus momentos de protagonismo, como en el caso del medio tiempo “Our Time Is Now”, en cuyas notas finales podemos encontrar casi un guiño al clásico “Am I Evil?”. Se siguen encontrando con sonidos setenteros en “Speed”, sin perder de vista los riffs marca de la casa y la incorporación de jugosas armonías de guitarra. En “Blood On My Hands” ralentizan los tempos, aunque los combinan con momentos fuertes. Es un tema con una exigencia mayor para Andersen, que ha de mostrarse más versátil. Buen ejemplo del porqué de su elección. “Diamonds” es una canción diferente a las demás, mucho más alegre, y mucho más enfocada hacia ese punk-rock empalagoso que era carne de radio-fórmula en los noventa. El estribillo suena a OFFSPRING que tira para atrás. Dicho esto, para nada encaja aquí, es más afín a otro tipo de público. El final llega con la pieza más larga, la lenta y orquestada “Silence”, en el que soplan vientos de oriente con cierto aire a “Kashmir” de LED ZEPPELIN. Estos dos últimos son los que se desmarcan con más claridad del resto, sobre todo el primero, por todo lo que he mencionado antes.

No obstante, en líneas generales, la intención de la banda ha sido clara: continuar por donde lo dejaron en “Borrowed Time”. Otra cosa es que lo logren con mayor o menor tino. La esencia de la NWOBHM se mantiene ahí, ese estilo que mixturaba el sonido de finales de los setenta con la tradición metalera de los primerísimos ochenta sigue vigente en el sonido de los nuevos DIAMOND HEAD y, si a estas alturas es difícil igualar o acercarse cualitativamente a tamañas obras como las que legó la banda con sus dos primeros e imprescindibles trabajos, lo mejor que pueden hacer es intentar parecerse a ellos mismos.

Discográfica: Autoeditado.

Listado de temas:

1. Bones
2. Shout At The Devil
3. Set My Soul On Fire
4. See You Rise
5. All The Reasons You Live
6. Wizards Sleeve
7. Our Time Is Now
8. Speed
9. Blood On My Hands
10. Diamonds
11. Silence


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada