SAXON EN ESPAÑA

miércoles, 2 de marzo de 2016

ALBUM REVIEW: ANVIL - "ANVIL IS ANVIL" (2016). Crítica de Diego González.




Para que quede claro, los canadienses regresan con un álbum cuyo título no podía ser más expresivo, “Anvil Is Anvil”. Puede que encontremos un nuevo miembro, pero ellos siguen desgranando su particular estilo metalero. El nuevo componente es Chris Robertson, que sustituye a Sal Italiano, que tan solo les ha durado un disco. Como timoneles, los sempiternos Steven “Lips” Kudlow (voz y guitarra) y Robb Reiner (batería), que siguen ahí clavados por mucha agua que pudiera entrar en el barco. También cambian de productor. En esta ocasión prescinden de los servicios de Bob Marlette para la grabación y pasan el mes de octubre en los Redhead 4 Studios de Pulheim, cerca de Colonia (Alemania) con el  productor Martin “Mattes” Pfeiffer a los mandos. La portada ha sido obra del propio Robb Reiner, con lo que escatiman en gastos. Tal lienzo, según cuenta su propio autor, le mantuvo ocupado unas seis semanas. Y con esa fea portada, este álbum se ponía a la venta el 26 de febrero a través de SPV/Steamhammer.

Musicalmente, sigue la línea del anterior “Hope In Hell”, es decir, se centran básicamente en abastecer al oyente de los sonidos más típicos del grupo (o al menos lo intentan). Aunque eso sí, de entrada el tema que quizá más sorprenda sea el que abre, “Daggers And Rum”, que se adorna con unos adictivos coros que pretenden recrear el canto festivo de unos piratas hartos de ron (aunque para quien no sepa de qué va la copla bien pudiera achacárselos a un jovial papa Noel). Habría que ver cómo estaban los fans invitados en la grabación de esos coros… Aquí está lo más novedoso ya que, echando un vistazo a su extenso catálogo, vemos que ellos nunca habían grabado algo así. Sea como fuere, han logrado elaborar un tema muy pegadizo, pero que no deja de resultar chocante. A “Up, Down, Sideways” ya le suman más velocidad. Es un corte típico de ANVIL, de esos que mantienen las habituales directrices compositivas del grupo, siempre sustentadas por una poderosísima base rítmica y esos riffs a medio camino entre el power y el thrash. La incorporación de Robertson y su compenetración con Reiner cristaliza en un tándem que pasa la prueba con nota. No obstante, el nuevo bajista era “como de la familia”, por así decirlo, pues ya formaba parte del equipo de gira de ANVIL, dedicándose a menesteres como probar sonido. La siguiente, Gun Control”, simple y machacona, termina haciéndose aburrida y monótona, pese a los detalles técnicos que deja el batería. “Die For A Lie” retoma los mejores sonidos de su legado con la denuncia de la religión como arma para generar conflictos como base temática. Los riffs de Lips siguen echando humo con “Runaway Train”, rapidez que contrasta con los ritmos más moderados pero igualmente aplastantes de Zombie Apocalypse”, idóneo para que Robertson aporree el bajo sin piedad, al tiempo que esas hipnóticas melodías se desbordan para ambientar un supuesto holocausto nuclear causante de una plaga de muertos vivientes. Y tras la cadencia lenta de éste, la vitalidad y velocidad de “It's Your Move”, que viene a ser casi un homenaje a MOTÖRHEAD. Por un lado; por una frase como “Ace of spades and the joker is wild”, en la que incluso cambia el tono de cantar en lo que pudiera ser un guiño a la voz de Lemmy y, por otro; porque también casa estilísticamente con el sonido que desplegaba la banda del cantante fallecido a finales del año pasado. Siempre me gustó recordar que el señor Kilmister tentó a Lips en su día para sustituir a Fast Eddie Clark cuando el guitarrista hizo las maletas, y lo vuelvo a hacer. Además, eran amigos, ¡qué coño! En “Ambushed” aflora la pureza de ANVIL, con la inestimable colaboración del nuevo bajista que ayuda en los coros. Fire On The Highway tiene su encanto especial porque se sacan el estribillo de la manga cuando menos te lo esperas. Les ha quedado una canción distinta, pero muy buena. Run Like Hell” es un poco más oscuro, pero con eso sonido añejo que de nuevo busca que la llama de los comienzos vuelva a calentar intensamente. Forgive Don't Forget” es un tema simple, de esos que parecen compuestos en diez minutos, que quizá lo más significativo sea su mensaje, algo así como “no juzgues a nadie por las acciones de sus antepasados”. Hasta aquí la edición normal del CD, pues la tirada en digipak incluye el tema extra Never Going To Stop”, que viene a ser mucho más rocanrolero.

ANVIL es una banda que es lo que es y así seguirá siendo. Esto es lo que han querido hacer con este nuevo trabajo, mirarse en el espejo de sí mismos. Sus canciones no necesitan apenas tiempo para que de inmediato se les asocie a ellos. El particular modo de entender el metal por parte de estos canadienses tiene su propia denominación de origen. Esto es lo que hacen, para bien o para mal. Y por si aún no queda claro, “Anvil Is Anvil”.

Discográfica: SPV/Steamhammer.

Listado de temas:

1. Daggers And Rum
2. Up, Down, Sideways
3. Gun Control
4. Die For A Lie
5. Runaway Train
6. Zombie Apocalypse
7. It's Your Move
8. Ambushed
9. Fire On The Highway
10. Run Like Hell
11. Forgive Don't Forget
12. Never Going To Stop (bonus track digipak)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada